+34 93 451 70 85 | Lunes a Domingo de 11 a 21| 365 días al año
blog-detail-img

¿Masajista o fisioterapeuta?

bali_spirit_admin

18 DE Nov 2022

En los momentos en que nos agobia un dolor de espalda, o amanecemos con el cuello rígido, pensamos en la necesidad de recibir un tratamiento relajante que nos quite el malestar. Pasa por nuestras mentes si debemos darnos una buena consentida de manos de un masajista, o ir más allá y ponernos en contacto con nuestro fisioterapeuta de confianza.

Los excesos en el ámbito laboral, y el constante estrés que presentamos en nuestro acontecer diario, acumulan de manera paulatina muchas molestias musculares, que podemos solucionar acudiendo a diferentes profesionales.

 

Masajes

El masaje es una técnica terapéutica porque aplicamos mediante roces suaves o profundos para actuar sobre los tejidos blandos en búsqueda de relajación y tonificación según sea el caso.

Por lo general es aplicada por personal entrenado y formado de manera especial en esa área.

Estos profesionales llamados masajistas o maso-terapistas poseen los conocimientos suficientes para aplicar masaje en el campo estético, y también del tipo relajante.

 

Otros profesionales

Dentro del campo de la salud, encontramos que existe otro tipo de profesionales que trabajan en este campo, y que aunque no es su única técnica o herramienta, si utilizan el masaje.

Entre otros encontramos al fisioterapeuta, que es aquel profesional que se encarga de rehabilitar a las personas, para que se recuperen de alguna lesión o condición.

De igual manera, el fisioterapeuta trabaja de manera preventiva acondicionando la musculatura y sistema osteomuscular, mejorando la salud y el bienestar de las personas.

Los fisioterapeutas manejan diferentes técnicas y se valen de diversos medios físicos para tratar las múltiples afecciones en donde tienen cabida.

Entre las técnicas aplicadas se encuentra el masaje terapéutico, que es por excelencia el más empleado para aliviar la tensión muscular acumulada por estrés o sobre trabajo.

Es muy común que una persona agobiada por un dolor de espalda, o muscular, acuda a un masajista antes que a un fisioterapeuta, y esta no es siempre la opción correcta.

 

En búsqueda de un diagnóstico

La actitud correcta al presentar un dolor o tensión muscular en cualquier zona de nuestro cuerpo, es buscar el origen de la misma.

En este sentido, lo correcto debe ser acudir a manos especializadas en diagnóstico de patologías según los síntomas presentados.

Acudir a una unidad médica, para realizar una valoración del estado de salud en general, sería lo más indicado.

En una primera instancia, se practican diferentes test y pruebas químicas, para dar con la causa de la molestia percibida.

En ese momento, y según el diagnóstico recibido, el mismo especialista puede referirse a una unidad fisioterapéutica, o recomendarte que acudas a una sala de masajes.

Cuando el resultado arrojado es un diagnóstico, en que se encuentren comprometidos segmentos corporales, más allá de la tensión muscular, siempre será más aconsejable acudir al fisioterapeuta.

Si al final de toda la valoración médica que se aplicó, se concluye que solo acumulas tensión por estrés o agobio de la rutina diaria, puedes decidir entre acudir al masajista, o al fisioterapeuta para recibir el masaje relajante, o des- contracturante que ameriten.

 

Beneficios en cada masaje

Debemos tener claro, que recibir un masaje, ya sea de las manos de un masajista, o como parte del tratamiento de fisioterapia, es una experiencia realmente placentera.

Contribuye, en muchos sentidos, a mejorar el buen estado físico, y liberarnos de la contractura muscular, volviendo al estado de bienestar y relajación tan buscado.

Podemos mencionarte algunos de los beneficios inmediatos de recibir un masaje.

 

Liberas endorfinas

El masaje es buscado en principio para tratar afecciones musculares o síndromes dolorosos, aunque también para liberar el estrés y agobio que causan las obligaciones en nuestro cuerpo.

Cuando se aplica un masaje en el cuerpo adolorido de una persona, o para producir relajación, el organismo reacciona al tacto suave y profundo con la liberación de hormonas del bienestar.

Las endorfinas empiezan a recorrer tu organismo a través del torrente circulatorio, y se produce un efecto placentero que irá tomando cara visible al relajar tu musculatura.

 

Activa tu circulación

Al relajar la musculatura, y como respuesta al roce firme sobre la piel, se incrementa la velocidad del riego sanguíneo, y con este el potencial de oxigenación a todos los órganos y sistemas.

 

Duermes mejor

Posterior a la aplicación de una sesión de masaje, en cualquiera de sus técnicas, vas a disfrutar de una relajación y bienestar que te conducirá al final del día, a un sueño reparador, del que te levantarás recargado de energía.

Podemos finalizar diciendo que cuando precisas de una actuación sobre tu cuerpo, para salir de una condición dolorosa en tus músculos, tienes dos opciones preciosas para mejorar tu estado físico.

Ya sea en las manos de un masajista calificado, para solucionar tu carga de estrés reflejada en tu espalda, o las manos del profesional de la fisioterapia para recibir conocimiento y tratamiento a la lesión músculo esquelética que presentes.

Ambos profesionales tienen el conocimiento para acompañarte a solucionar tu malestar. Solo debes precisar en qué momento acudes a uno u otro.

0
    0
    Su carrito
    Tu carrito esta vacío
    Chatea con nosotros
    Chatea con nosotros