Claves para saber si necesitas un masaje descontracturante

Se define como una sobretensión de los músculos, por lo general acompañada de un acortamiento y sobre protección de los mismos, avisando que algo no está bien.

Aparecen cuando los músculos del cuerpo se usan en exceso, lo que hace que se acorten y se contraigan.

 

Tipos de contracturas de acuerdo con su origen

  • Espasticidad. De origen neurológico aparece con movimientos incontrolados de las extremidades, en ocasiones con reflejos exagerados.
  • Rigidez. De origen localizado. Su principal síntoma es que los músculos están tensos todo el tiempo.
  • Distonía. De origen genético o congénito, que aparece por exceso de tensión muscular en un área del cuerpo o en un solo músculo debido a un trastorno del movimiento, contracciones involuntarias, muchas veces dolorosas.

 

Claves que indican la necesidad de un masaje descontracturante

Las contracturas son causadas por múltiples factores y en muchas oportunidades estos elementos aparecen de manera simultánea, como puede ser el paso de los años o envejecimiento, la inmovilidad extendida.

Realizar actividades reiteradas en una postura inadecuada, como es el caso de la posición que se asume en las sillas de las oficinas, da como resultado fuertes dolores en el cuello y la espalda.

Otro ejemplo frecuente es el cargar peso de manera inadecuada o en algunos casos coger más peso del que puede soportar el cuerpo.

Además de estos elementos, uno importante es la deshidratación. Es indispensable consumir una cantidad suficiente de agua para evitar las molestas y dolorosas contracturas. 

Otro factor determinante de la aparición de contracturas es el factor psicológico. En este sentido, el estrés hace que nuestro cuerpo permanezca rígido y en estos momentos aparecen las tensiones musculares y la rigidez de hombros y cuello.

También en los casos de participación en actividades que suponen un alto grado de contracción muscular, que se ejerce sin el debido entrenamiento, están entre los principales factores que muestran la necesidad de un masaje descontracturante.

Las contracturas pueden oscilar entre leves o severas, lo que va a depender de la tensión interna del músculo y cuanto se restrinja el movimiento.

En estos casos un masaje descontracturante tiene como finalidad liberar los músculos y articulaciones, relajándose y aflojando esta rigidez y de esta manera lograr que vuelvan a funcionar de forma óptima.

Para conseguir este resultado se utilizan las manos, los dedos y en otros casos se hace uso de una herramienta especial similar a un rodillo de espuma.

Es esencial acotar, que en el momento que aparece la contractura es indispensable acudir al especialista y cumplir con las indicaciones que sugieran. 

Te señalará el tipo de masaje adecuado, con la frecuencia necesaria y otras herramientas como la aplicación de calor.

En este caso, unos minutos de compresas calientes sobre la zona afectada puede producir un alivio considerable. En muchos casos funciona mejor alternar compresas de calor con frío.

Por otra parte, ejercicios suaves, como caminatas diarias, producen un alivio, además de promover el bienestar general.

 

Zonas de aplicación de un masaje descontracturante

Se conoce como el nombre de masaje de tejido profundo que está orientado a liberar mediante una fuerte presión las áreas apretadas de los músculos. 

Se diferencia del masaje relajante en la intensidad y la presión que aplica el especialista sobre las zonas afectadas. Sin embargo, esta mayor presión no indica que el masaje sea doloroso.

 

Posibles contraindicaciones de los masajes descontracturantes

Es importante acotar que los masajes descontracturantes no tienen ninguna contraindicación específica, ni produce reacciones adversas.

En todo caso, en algunos pacientes se puede presentar un poco de molestia o dolor, que en pocas horas dan paso a la sensación de relajación y bienestar general.

 

Beneficios que ofrecen los masajes descontracturantes

Recibir este tipo de masajes de profesionales especializados alivia la tensión de los músculos. De esta manera, se liberan las toxinas y se promueve el mejor riego sanguíneo, con la sensación de alivio y posterior eliminación del dolor.

Recibir este tipo de masajes promueve la flexibilidad de los músculos, lo que ayuda en la reducción de los espasmos musculares y los niveles de dolor. Por otra parte, estimula el sistema inmunológico, mejorando la calidad del sueño.

Sin embargo, lo ideal es prevenir la aparición de las contracturas, lo que se puede lograr con relativa facilidad con una rutina de ejercicios de estiramiento. No se trata de forzar los músculos, sino de tener constancia en el ejercicio.

Para concluir, se utilizan los masajes descontracturantes, como una técnica efectiva para relajar la musculatura y disolver las contracturas tanto de músculos como de articulaciones. 

Aunque en un principio pueda parecer doloroso, estos masajes alivian en gran medida las dolencias producidas por contracturas. Por otra parte, si deseas evitarlas es aconsejable practicar algún ejercicio con regularidad.

Artículos
Relacionados

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?